DE LA DISTANCIA FÍSICA AL ACERCAMIENTO SOCIAL

En estos momentos de incertidumbre a nivel global, en la que nos hemos visto de una forma casi abrupta a cambiar nuestra manera de comportarnos socialmente, es importante matizar lo que estamos mal llamando distancia social.

Las autoridades sanitarias nos hacen ver, de forma adecuada, que el riesgo ante el COVID-19 está en mantenerse cerca de otra persona porque las gotas que salen de nuestra boca y nariz pueden contener el virus que transmitamos a los que están cerca nuestra.

Por eso hay que entender que lo imprescindible es mantener una distancia física, un alejamiento entre cuerpos.

¿A qué nos referimos con distancia social? La distancia social, que es lo que se está usando en vez de distancia física, puede conllevar el error de matizar que nos tenemos que alejar del resto de seres, amigos, familia, vecinos en un sentido no solo físico sino también comunicativo.

Y precisamente, en estos momentos tan duros, es cuando mas necesitamos de los demás.

No hay que minusvalorar ni mucho menos lo tremendamente importantes a nivel de bienestar emocional que son los abrazos, las caricias, los besos, la cercanía física… por eso hay que tener en cuenta que con esta distancia física vamos a perder algo que es muy importante en nuestras vidas.

De ahí que propongamos que, manteniendo todas las distancias físicas recomendadas, mantengamos un acercamiento social para poder sobrellevar esta dificil situación.

Podemos hacer llamadas, video llamadas, escribir mensajes, compartir fotos, contactar con esa persona que hace tiempo no sabemos de ella… hay muchas formas de retomar y mantener el acercamiento social, y es muy necesario porque el riesgo de sentirse solo, de sentir la soledad, es muy grande en estos momentos y es un sentimiento que puede llegar a ser devastador.

Y recuerda, siempre hay alguien.

Pablo Fernández Díaz. Psicólogo. Psicoterapeuta Humanista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *