EL VIRUS Y EL SER

Son tiempos complicados, momentos de alarma, nerviosismo, dudas, incertidumbres, situaciones que nos hacen proclives a padecer nerviosismo, miedo, tristeza.

Con la aparición del COVID-19 mucho de lo que creíamos intocable, de lo que considerábamos irrompible, se ha venido abajo. No es una película de ciencia ficción, pero se le parece mucho.

Si hace unos meses nos lo hubiesen avisado dificil es que lo hubiésemos creído, somos seres visuales, y nos hace falta eso de ver para creer.

Esto es una crisis sí, pero, ¿qué hacer con la crisis? En griego la palabra crisis viene a significar separar, decidir.

Ante algo que se rompe es necesario tomarse un tiempo para reflexionar, para pensar y tomar decisiones. Este es el espacio que nos está dejando la actual crisis, podemos tomar este espacio de reclusión como algo agresivo, como algo perjudicial, o tomarlo como un tiempo para reflexionar.

Y qué mejor reflexión que la del propio ser.

Estamos en la sociedad de la aceleración, en el conseguir más y más rápido, llegar cuanto antes, saber al momento, tener en la inmediatez, querer ya.

Fijarnos en lo importante y en los importantes de la vida. Darnos cuenta de lo verdaderamente imprescindible y agradecer eso y todo lo que a mayores podamos tener y conseguir. No menospreciar la vida, lo que es verdaderamente la vida.

Tenernos los unos a los otros, no tener lo de uno y ansiar lo del otro.

Quererse y querer ser.

Un abrazo a todos y todas.

Pablo Fernández. Psicólogo. Psicoterapeuta Humanista

2 comentarios en “EL VIRUS Y EL SER

  • Muchas gracias por esta reflexión.

    Por cierto, es muy lamentable lo que sucede a nivel mundial, como especie humana atravesamos una situación muy difícil frente a este Covid-19, pero muchas de las personas no están acatando estas recomendaciones que nos brinda la OMS y por eso tenemos muchas consecuencias con el número de infectados.

    Por favor, seamos cocientes y tomemos muy en cuenta estas recomendaciones para evitar los contagios.

    Saludos cordiales.

  • Cierto Marisol, hay que hacer caso a los profesionales y cumplir con las medidas que se imponen y aconsejan. Cada granito de arena hace posible una playa.
    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *