LO QUE LA TERAPIA TE PUEDE ENSEÑAR

La gran pregunta acerca de los psicólogos y la terapia es ¿qué hacen?

Muchas de las personas que acuden a nosotros nos hacen ver que su círculo de confianza, los que saben que acuden a terapia, les preguntan qué es lo que hacen en ella, como queriendo saber ante la posibilidad de asomarse ellos y ellas también.

Es curioso porque para la persona que está en terapia, y lo sabemos de primera mano ya que nosotros, si, nosotros, también hemos ido y vamos a terapia, no sabe muy bien cómo explicarlo ni qué decir.

En primer lugar no hay nada extraordinario, es decir, tú vas, hablas, te escuchan, te puden devolver algún punto de vista o, lo más habitual, devolver a tus preguntas otras preguntas y ya está.

Parece increíble que por eso se logre mejorar y sin embargo así es, la gente mejora, y mucho.

Lo que se hace en terapia, o por lo menos nosotros hacemos, es escuchar, si, pero de una manera que genere al otro la máxima confianza, el máximo respeto por su persona para poder permitirse abrirse de una manera que quizás jamás ha hecho.

Devolvemos preguntas y prácticamente nunca decimos qué debes decidir en tu vida, ¿porqué? Pues porque consideramos que la persona que tenemos en frente es lo suficientemente capaz para decidir y tomar decisiones.

Quizás tenga miedo, quizás dude, quizás lo/la inunden las emociones, pero para eso estamos nosotros, para acompañar de una manera plena, con amor y respeto. Y eso es algo que cambia por dentro.

Dicen que es fácil tener personas con las que estar, pero mas dificil tener personas con las que poder ser.

Nosotros trabajamos para poder ser de las segundas. Y trabajamos no solo en nuestro centro, sino también fuera de él.

Por eso nosotros también nos esforzamos día tras día en darnos cuenta, en mejorar y crecer como personas en nuestra vida privada, en pedir ayuda cuando lo necesitamos, en saber cuáles son nuestros límites y sobre todo en aceptar, amar y respetar al otro.

No es fácil, pero es algo en lo que creemos. No podemos ayudar desde una fachada, solo podemos ayudar de manera plena si nosotros estamos en paz.

Y ahí comienza la terapia, y venís y os acompañamos, y vamos juntos, descubriéndose cada uno como verdaderamente es, su naturaleza y su ser.

Queriéndose, respetándose, perdonándose.

Aquí estamos.

Pablo Fernández Díaz. Psicólogo. Psicoterapeuta Humanista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *