QUIÉN MATÓ A LIBERTAD

“Querer ser otra persona es un desperdicio de la persona que eres”

Marilyn Monroe.

      La mayor parte del tiempo vivimos en el completo y absoluto desperdicio de quiénes somos y cómo somos. Buscamos el amor fuera, y aunque seamos capaces de proyectarlo hacia otras personas, hacia aficiones, hacia el arte o el deporte; y eso esté muy bien, ¿qué pasa con el amor propio; con ese amor que nace en nuestro interior y ahí es donde se queda para acariciarnos en un acto pleno de aceptación? 

El autoconcepto opresor

El amor propio está sujeto a una serie de creencias e imágenes que nos formamos respecto a nosotros mismos.  Antes de que éste se conforme, o mal forme, va a pasar por la mirada del autoconcepto.

 El autoconcepto es ese conjunto de pensamientos con los que definimos nuestra persona. En gran medida, pincela cómo somos en base a lo que se supone que deberíamos ser socialmente. ¿Cuál es el problema? Que socialmente la tendencia a definir a las personas es en función de lo que se tiene más que de lo que se es, en función de unos ideales totalmente convencionales que desatienden a la diversidad, y que enjuician en negativo aquello que se aleja de lo estipulado.

Dentro de estos estándares sociales sobre cómo debería ser la persona ideal, hay que hacer hincapié en las expectativas sobre cómo debería ser un cuerpo bello y en su norma poco ajustada a la realidad. Cuerpos esbeltos, musculados con proporciones que no se encuentran en la media de la población, cuerpos esculpidos a base de Photoshop pero que sin filtro interiorizamos poco a poco. Y en este tragar y tragar sin filtro alimentamos, desde la inconsciencia, a un Pepito más uróboro que grillo. 

Otro problema es la pérdida e infravaloración de la individualidad, la negación de lo genuino, natural e inherente a cada ser humano.  Y así es cómo nacemos originales y morimos copias, en ese intento por definirnos acorde a unos moldes sociales y culturales concretos, cortados todos por el mismo patrón.

Quién mató a libertad

Trastornos depresivos y de ansiedad, conductas compulsivas, trastornos alimenticios… son la cara más visible y trágica del tema en cuestión. Auténticos infiernos se generan en la interacción ser humano-ambiente, muchas veces, con consecuencias irreparables. Nos encontramos con niñas/os de 12 años que se sienten presos de un cuerpo que no cumple con los ideales sociales. Cautiverio que, en no pocas ocasiones, termina en con el fallecimiento de la persona.

Tomar conciencia sobre cómo cuando nos empeñamos en subir el termómetro del autoconcepto -acorde a las demandas sociales y culturales-, el de la autoestima baja. Dejar de ser quienes somos, por empezar a ser como se supone de deberíamos ser, es someternos a una esclavitud y maltrato perpetuos. Es desarmar a la voz de la conciencia de razón y ponerle un látigo en la mano. La fustigación interna es tóxica y destructiva, mata la libertad de simplemente ser.

Reconciliarse con uno mismo

No todas las consecuencias, son irreversibles. Empezar por el darse cuenta es un buen paso. Con darse cuenta se hace referencia a esa toma de contacto con cómo nos exigimos encajar, dejando de lado nuestra esencia. Cierto es que podemos preferir ser un Ferrari antes que un Seiscientos, pero… ¿hasta qué punto es sabio que me exija ser un Ferrari en lugar de aceptar que la genética me ha equipado como a un Seiscientos? Aceptación, esta es la palabra clave. Aceptar quién soy, con mis circunstancias, mis puntos fuertes y mis puntos flacos.

Sin embargo, hay que diferenciar aceptación de resignación. De acuerdo, de serie soy un Seiscientos, pero ¡a lo largo de mi vida me puedo equipar con muchos extras!.  Por lo tanto, la reconciliación con uno mismo pasa por la aceptación de quien y cómo se es, y la posibilidad de crecer, realizarse y mejorar.  Practicar el perdón y el agradecimiento para con uno mismo es una buena forma de empezar a romper látigos y cadenas, a redimirse del daño autoinfligido y empezar a ser uno mismo desde y con amor.

¿Cómo lo hago?

Llegados a este punto, huyendo de lo normativo y ensalzando la esencia en estado puro de uno mismo, cierra los ojos y escucha lo que te pide el cuerpo. ¿Cómo pedir perdón? ¿Cómo dar las gracias? Tal vez te salga escribir un poema, una carta, un cuento, cantar y bailar una canción concreta a modo de ritual de paso o quemar en una hoguera aquello nocivo que has sacado de ti y has traducido sobre papel. Todo lo que te vaya a ayudar, vale.  A mí me ayudó escribir:

Una vida entera para acariciarte las lágrimas.                                                                                            Una vida entera para soñarte las risas                                                                                                            Tu vida entera: un tesoro para mí.

Y yo tan arrogante,                                                                                                                                                          actuando contigo como si todo lo que me das                                                                                                              Fuera deber y no regalo.

Esa forma tan grande que tienes de abrazarte a la vida                                                                                                                  es lo que me mantiene a flote, incluso en ausencia de bote salvavidas.

Y yo tan hiriente,                                                                                                                                                     que cuando me atacan y no me defiendo                                                                                                                                         alimento mi pulsión de destrucción,                                                                                                                   a golpe de mandíbula, mordiendo mis mordiscos.                                                                                         Te lleno con aquello que no soy capaz de expulsar.                                                                                        Pero tú, tan amoroso desde siempre,                                                                                                        sujetas la carga mientras me sostienes a mí.

Esa forma de recibir a otras pieles;                                                                                                            esa forma de correrte mientras me paro en un cuerpo a cuerpo.                                                                   Esa forma de darme placer, inmenso e infinito,                                                                                                sin agotar el deseo ya satisfecho.                                                                                                                 Esa forma que tanto me gusta…

Y yo tan despectiva,                                                                                                                                 tachando tus curvas, recortando tus líneas,                                                                                                     y admirando otras formas que no son las tuyas.                                                                                             Pero tú, tú tan paciente me recuerdas que eres perfecto,                                                                              por el simple hecho de ser para mí.

 Esa forma tuya de contenerme,                                                                                                              de pasearme por la vida, por los días,  y por el mundo.                                                                                                 Esa forma tan tuya de amarme sin peros                                                                                                                   Y de aceptarme sin juicios ni tribunales.                                                                                                               Es esa forma tuya la que hace que sienta                                                                                                         que cualquier lugar del mundo pueda ser hogar,                                                                         porque mi hogar eres tú.

 Y yo, herida.                                                                                                                                                        Yo sufriente, te utilizo como vía para anestesiar mi dolor.                                                                        Las drogas te secan y luces marchito.                                                                                                            Pero tú, tú me arropas los fríos mientras aceptas el trueque.

A esa forma tuya:  de metro sesenta y cuatro de curvas pronunciadas                                                          y a todas sus formas de estar en la vida… A ti, continente de mí…                        

Perdón y gracias.

Colorín colorado, este cuento ha empezado

Una vez pisado el camino de la reconciliación y de la aceptación encumbramos cima: la de la autoestima sana.

Si la autoestima sana fuera un personaje de cuento, sería sin lugar a duda el del hada madrina. La autoestima sana se pone al servicio del bienestar y el buen funcionamiento psicológico, incluyendo las conductas deseables. Se basa en una visión realista de uno mismo, y genera alianza con a la autoaceptación, la autenticidad, permitiendo la elección de metas autodeterminadas, el desarrollo de potencialidades y la autorrealización.

Y aquí es donde empieza la vida…

Susana Álvarez Fernández

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *